Murgas

A redoblar…

Volverá la alegría a enredarse con tu voz
a medirse en tus manos y a apoyarse en tu sudor.
Borrará duras muecas pintadas
sobre un frágil cartón de silencio
y en aliento de murga saldrá.

A redoblar…
A redoblar muchachos esta noche
cada cual sobre su sombra
cada cual sobre su asombro a redoblar
desterrando
desterrando la falsa emoción el la la la
el beso fugaz,
la mascarita de la fe.

A redoblar…
A redoblar muchachos que la noche
nos presta sus camiones y en su espalda
de balcones y zaguán nos esperan
nos esperan otros redoblantes otra voz
harta de sentir la mordedura del dolor.

A redoblar muchachos la esperanza
que su latido insista en nuestra sangre
para que ésta nunca olvide su rumbo…

Porque el corazón no quiere entonar más retiradas.

Mauricio Ubal – Rubén Olivera